32º Número de la revista literaria Nevando en la Guinea

NELG diosa de ebano

32º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA.pdf

32º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA

DIGITAL MENSUAL

NEVANDO EN LA GUINEA

NºLXXVI desde inicios/02-02-2013

 

EDITORIAL LXXVI

Tombuctú

 

         La guerra de Mali a lo largo de 2012 y en este primer mes de 2013 nos llena de horror. La barbarie, el fanatismo, los intereses mercantilistas de las grandes potencias ansiosas por llevarse los bienes de otros pueblos, todo ello desemboca en un magma cuyas principales víctimas son los seres humanos, personas con nombres, con vidas, con deseos y ambiciones, ya sea en Mali o en cualquier otro lugar del planeta, llámese Irak o Afganistán, en ese primer decenio del siglo XXI, llámese con otros muchos otros nombres a lo largo de la historia.

Pero hay otra víctima, sin duda importante, y que afecta también de un modo intenso, esencial, a la vida humana: la cultura. Porque consideramos que la vida humana no es sólo un corazón que late y unas constantes vitales, es el pensamiento, la búsqueda de la belleza, la palabra, la música, los objetos, los ornamentos, la poesía, el relato, la pintura, el debate. Y ningún lugar como Tombuctú, una ciudad con historia, un centro cultural importante –la Universidad de Sankore o la Mezquita de Sankore, financiada por una mujer tuareg-, un nombre evocador, un punto de encuentro entre el mundo árabe y tuareg, por un lado, y el mundo negro por el otro, para simbolizar ahora mismo todo el horror.

Mali no es un lugar perdido de África, se trata de un país con una historia intensa y con una cultura inigualable. Los amantes de la música lo saben y les sonará nombres como el de Salif Keita, Toumani Diabaté, Rokia Traoré, Bubacar Traoré o Ali Farqua Touré, entre tantos otros. Los griots o Jeli mantienen viva la llama de una literatura que ha rebasado la oralidad y que entra con pleno derecho en la literatura mundial, combinando las letras y la música, y un instrumento de una sonoridad encandiladora, la Kora. Esta es la Mali que queremos recordar y mantener viva hoy y siempre, no el país que conoce, hoy, la barbarie de la guerra.

Pero Mali representa hoy, además, otros escenarios, a otros pueblos, a otros seres humanos que murieron por intereses indecentes y asesinos, pero también representa otras culturas que se vieron menguadas y perseguidas hasta verse afectadas en ocasiones de un modo irreparable, como aquellos monumentos budistas perdidos para siempre en Afganistán, y no sólo en escenarios lejanos a los centros imperiales, no en vano la historia europea no es ajena tampoco al horror, como bien saben ciudades como Praga o Varsovia, culturas como la gitana o la judía, países como España o Alemania. Cualquier cultura, incluso la más apartada del planeta, supone una riqueza inmensa para toda la humanidad.

Rechazar hoy la guerra no es sólo luchar por la vida, supone un compromiso con la cultura de todos los países y todos los pueblos. Y Tombuctú es para nosotros el sonoro nombre con que evocamos la libertad.

*************************************************

************************************

***********************

LA VERDADERA HISTORIA DEL NO

Por Cecilio Olivero Muñoz

 

CUANDO ME DICES TE QUIERO

¿Por qué cuando me dices te quiero

lo dices como si nada?

Como el que se sacude con esmero

bacteria que se contagia,

¿por qué me dices tú te quiero

como quien quita aquello que daba?

¿Por qué me dices te quiero

como el que pide y luego lo paga?

¿Por qué me suena a embustero

ese sentimiento en dos palabras?

Mejor di, yo me arrepiento

de comer tu bocado sin ganas,

mejor di, sin hacer aspaviento

que tú por mí no sientes nada,

tú dices te quiero con el portento

y la valentía que da el cubata,

tú dices yo a ti te quiero pero

suena a zarandaja, es mera migaja,

como quien regala unos restos

de usada piñata y mera patraña,

tú dices te quiero sin esfuerzo

y se nota anzuelo y artimaña,

das te quieros como dando dinero,

das amor hoy para ofrecerlo mañana,

regalas cariño dejándome sin resuello,

nada son las sobras que te faltaban

y tu te quiero es como tirar caramelos

a los chiquillos de clase muy baja,

a tropel todos y por los pelos,

ciegos y repletos de maldita ansia,

lo haces con señuelo y camelo,

es como subir por una cucaña

con esperanza de rozar un cielo,

esperanza que da a parar a un subsuelo

donde espera ancha la sucia cloaca.

Sucia cloaca de ratas y vil trapicheo.

***

 

LA MUCHACHA DE LA SONRISA

La muchacha de la sonrisa eterna

me dice que salga por ahí de farra,

si no tengo por qué ni cómo,

si no tengo ni fe ni ganas,

si no tengo para bailar yo combo,

si cuando llega dizque se achanta,

si no conozco el pétreo colmo

del caracol que me adelanta.

La muchacha de la sonrisa eterna

me dice que la vida es grata,

que quien aspira al hambre merma

su pan migado pateando lata,

la muchacha de sonrisa eterna

me dice que la vida escapa,

me dice que la vida sempiterna

a los atontados del culo atrapa,

me dice que no le dé yo tregua

al trampantojo y a la trampa,

dizque en la calle se ve a leguas

la inmunda piel que destapa

sueños en flor y madres de tierra,

en sueños de séptima etapa,

mañanas felices que han de brotar

como brotan al sol las legañas,

mañanas absurdas por concretar,

mañanas por ser por ser mañanas,

mañanas no sé, no sé, si la verdad,

mañanas en esa enfriada jaula

pía de lisa y ciega contrariedad,

que quiere y no puede ser,

por que no se conforma con ser el mundo

naturalidad de salvaje mar,

mañanas todas ebrias de soledad,

mundo en mañanas contra la pared,

sí, pared, pared contra pared,

mañanas para dejarme ser

y no poder serlo ni esta ni ninguna vez,

serlo, serlo, por ti yo sí lo sería,

ser por ser y no poderlo ser,

mañana que yo tanto quería

y ahora la quiero todavía también.

La muchacha de la sonrisa eterna

no sabe de mi ligera y sola pared,

y si sabe en ella no tropezaría

su vida en un triste traspié,

por que ella y su sonrisa eterna

son mañana que ni suponía

la noche en que yo madrugué.

Mañanas en las que algo yo abriría

y al no poderlo yo hacer,

mañanas de esta maldita manía mía

y no serlo para ella también.

Y no serlo y no porque no lo quería,

querer, querer, y no poderlo yo ser.

Antojo profundo de esta noche tan mía,

antojo, ilusión y un no rotundo

que desembocan en la locura fría

de este mal del día a día sin quién.

Ni para mal ni para tampoco bien.

 

****************************************************

**************************************

************************

 

¿Has oído a Charlie Parker alguna vez?

 

−¿Has oído a Charlie Parker alguna vez?

Miré a Ernesto irritado de nuevo por ese repentino cambio de tema que solía dar a las conversaciones cuando las cosas parecían ir en su contra o contradecir sus argumentos tan ilusionados e ilusionantes. Y en su contra estaba esta vez ese optimismo, yo diría que casi infantil, que le llevaba a afirmar, y tal vez a creérselo, que Europa iba a hacer alguna cosa por España.

−Han pasado tres años desde que acabara la guerra –le acababa de recordar yo-, diez desde el final de la nuestra.

−Para ser vasco careces de tozudez.

−Por tozudo no me gana nadie, pero con eso no voy a derribar al gallego.

Llegamos al final del Boulevard Sebastopol y torcimos a la izquierda, por el Quai de Gesvres. París estaba espléndida esa mañana de sábado. El otoño aún no había iniciado ese lento devenir hacia el invierno, tan frío siempre, y vivíamos una dilación del verano, de tan suavizado y agradable.

Sin embargo, las bondades del tiempo no acompañaban a mi estado de ánimo. Me había despertado pesimista, fatalista incluso, consciente de que en los últimos trece años casi no había vivido un día de sosiego y ahora necesitaba ver un poco de luz a un exilio que desde luego nada tenía de dorado.

Si miraba hacia atrás, no podía menos que dividir los últimos trece años por bloques: Revolución, Mayo del treinta y siete, clandestinidad en la República, derrota de la Guerra, campos de refugiado -¿por qué no llamarlos ya claramente de concentración?-, ocupación alemana, resistencia, fin de la guerra y vuelta a esperar a que el mundo hiciera algo, algo de verdad aparte gestos simbólicos. Lo que para mí como individuo significa: militancia en el POUM y compromiso firme con la Revolución, participación en Barcelona del caos absoluto, derrota de la revolución, persecución y muerte de amigos y conocidos, ver a los fascistas triunfantes, escapar a Francia para salvar el pellejo y ser tratado como un apestado, por los demócratas y por los estalinistas, de nuevo la guerra y vivir al día, sin saber si habría un mañana.

Desde luego, no quería ponerme dramático, pero no era para menos, y no tenía nada que ver con el tremendismo vascongado que Ernesto, tan mediterráneo él, me achacaba con harta frecuencia. Pero nada más justo que esperar a que ahora cambiaran las tornas y ver que las cosas mejoraban. No me ponía radical ni intransigente, me bastaba y me sobraba con que Europa y el mundo consiguieran que el General depusiera su pomposa jefatura del Estado y volviera un ápice de democracia en España, no me importaba que fuese de nuevo una democracia burguesa, valía cualquier cosa que nos permitiera regresar, ya veríamos luego si cabía un espacio para volver a nuestra revolución pendiente.

Habíamos recompuesto la organización del POUM. Solano, Rovira, Molins, Masó, quien ya hablaba de irse a Venezuela como Fernández a Chile, entre otros, comenzaron a reagrupar a los militantes que estábamos en Francia. Entre ellos Ernesto y a mí. A decir verdad, era Ernesto quien había comenzado a frecuentar a los compañeros y quien me llevaba para ver si yo salía, y se lo debo de agradecer, no digo que no, de mi fatalismo que rayaba la desesperación, por no decir la depresión. Sí, habíamos vivido la historia con intensidad, cierto que habíamos asistido a una derrota aplastante, cierto que habíamos visto lo peor del ser humano, pero habíamos ganado. Al menos en parte, no la guerra, pero una batalla, lo que no era poca cosa. Es lo que me repetía Ernesto una y otra vez, sin que yo se lo negara, no, sin embargo había dejado, por decirlo de un modo tremebundo, parte de mí en el camino.

Llegamos al edificio del Ayuntamiento mientras Ernesto no paraba de hablarme de los planes del Partido para reorganizarse y participar en la lucha. Yo le escuchaba, al fin y al cabo no me cabía más opción, no se trataba sólo de derribar el fascismo, me decía, hablaba de lo que a todas luces era obvio para él y también para mí, no digo que no, teníamos que decir bien claro que España seguía bajo un gobierno criminal, afirmaba rotundo, aunque tampoco podía dejar de sentir cierta distancia por mí parte, había además que contribuir a la revolución, reiteraba él, por mucho que tuviera yo simpatía por la causa, nadie podía negármelo, volveríamos a levantar a los trabajadores del mundo, declamaba, porque en el fondo creía o intentaba también yo creer en un futuro mejor, los pueblos de todos los países lucharían de verdad por un mundo diferente, aseguraba, yo sabía que debía salir de mi pequeño pozo de angustia y desasosiego, y construir así una sociedad mejor, pero mi esfuerzo no siempre tenía resultados, porque teníamos que levantar un mundo mejor, concluía, no dejaba de ver el lado siniestro que mi experiencia me mostraba y que me hundía en aquella zozobra convertida en habitual.

−He quedado aquí con Claire –me dijo de pronto, deteniendo así su intensa perorata política.

Entre tanto caos y proyectos y batallas y reuniones y planes, había hueco para el amor. El revolucionario tiene corazón, pensé no sin ironía y de inmediato me sentí culpable por burlarme, aunque fuese de pensamiento, de Ernesto. Yo era el que estaba más solo que la una, sin amor, sin creencias ni objetivos, sin alegría ni esperanza. En ese instante supe que Ernesto tenía razón, toda la razón y era yo quien sucumbía al derrotismo más absoluto.

Pero, ¿qué hacer cuando te vence el fatalismo? La amargura se había impuesto en mi vida y allí es donde se daba mi batalla personal e intransferible. Lo de España no va a cambiar, le dije de pronto, lanzando contra él toda mi desesperación y mi desánimo profundo, quieras o no asistimos a una política de gestos sin trasfondo y hasta los estalinistas están desmontando su maquis y han aceptado la política de hechos consumados, dicen que a la espera de tiempos mejores o cuando le convenga a su egocéntrico Zar.

−¿Has oído a Charlie Parker alguna vez?

En ese momento llegó Claire. Le besó, me saludó con su más bella sonrisa y de nuevo tuve que aceptar que el problema estaba en mí. La vida seguía pese a todo y a todas luces era mejor la esperanzadora actitud de Ernesto, aunque fuese de cabeza a la derrota más absoluta.

−Toca esta noche en París. Vamos a ir. Los tres.

No, nunca había escuchado a ese tal Charlie Parker, le dije y era cierto, no sabía nada de él. Sonrió irónico.

−Siempre hay una primera vez.

Juan A. Herrero Díez

*****************************************************

*************************************

**************************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Gonzalo Salesky

 

DEJAR DE VER LA LUNA

Sé que en cada paso,

vos me darás la espalda

y el corazón no escuchará lo que vivimos.

La sombra del tiempo me descubre

tímidamente, tal vez sin la coraza.

No creas que es fácil

dejar de ver la luna.

¿No te das cuenta

que muero en cada espejo?

ESPACIOS VACÍOS

Nunca me llevé bien con el tiempo,

a veces lleno los espacios vacíos

con sangre. A veces los esquivo

callando como un tonto, sufriéndolos.

Nunca pude competir con esa angustia

porque jamás no existe,

porque el hoy se va cada mañana…

Porque mi ayer, sin Dios, no da consuelo.

DAGAS EN SILENCIO

Me siento bien sin entender al mundo,

a esa utopía vacía de sentido.

¿Por qué tanto desvelo en simular?

¿En negar todo?

No creo que el dolor siga acechando;

lo evito a toda costa, aunque no sangre.

Serán mi patria las dagas en silencio,

tu cómplice cansancio, la poesía

y la seguridad de amar mis días

haga lo que haga, aunque no sangre.

Jaurías hambrientas me cierran el paso,

me acosan y buscan esa herida.

La mano descalza del pasado

intenta arrebatarme todo lo que no fui.

¿Habrá un camino eterno? ¿Abrirás

tu corazón después de cada duda?

No sé dónde va mi alma y es inútil

peregrinar detrás de las promesas.

TUMBAS SIN NOMBRE

Abrazo las flores de tumbas sin nombre

y en la pesada nostalgia, en cada lágrima,

buscaré tu foto, gastaré tu aliento,

sin tener la prisa que otros esperan

de mí. Tu voz se va, lejana,

y no estará oculta en mi pasado.

¿La libertad será algo más? En tu agonía

verás al viento, soplando en cada página.

DE REOJO

 

No me digas nada, no es verdad

que sólo somos cristales en el viento.

La edad oscurece a quien no llega

a contemplar, en silencio, su vida.

No hables ahora,

mejor seguir callando,

mejor seguir mirando de reojo

a todo los que van, sin sus raíces,

muriendo en cada verso,

callando sus heridas.

POR TU SOMBRA

A pesar de las caídas, la lanza en el costado,

la cruz en mis espejos.

La corona de espinas, la fe y el sacrificio,

la subida al calvario.

Del látigo y el manto que cubrirán mi vida

aún sigo, por tu sombra, caminando.

Desafiaré los vientos, la marea.

Tu barca y la tormenta,

mi espíritu y su voz en el desierto.

No soñaré tu aliento

y el dolor… nuestro dolor

se irá muy lejos, después del tercer día.

ESCRIBIR FINALES

Las cartas de marfil ya no son mías.

No creo en la mentira y mi horizonte

se pierde, se oculta, sin tus ojos.

No cambiará más nada en el camino.

Sé que es muy pronto para escribir finales,

en nuestra voz se irá la piel y su reflejo.

AMNESIA

 

Un poco más de viento,

una canción y un lúgubre pasillo

impiden que abra tu ventana.

Cerró la oscuridad y ahora eres otra.

La amnesia nos persigue y otra historia

ha dejado de crecer en cada herida.

Rasgando pedazos del infierno,

encontraré el camino y los atajos

para llegar, sediento, hasta tu alma.

¿Me dejarás dormir en pesadillas?

¿Me buscarás despierto en madrugada?

Me soñarás vacío por las noches,

tal vez la luna te enseñe la nostalgia

y poco a poco, nada me importará;

la vida es mucho menos que un delirio.

ESTRELLAS FUGACES

Besando tu silueta en la pared

me vuelvo loco, y sangro, y no te espero.

No pude darte más que pesadillas.

En las calles, hay tan poco silencio,

palabras repetidas sin sentido…

Me escapo, ya no sangro, no te espero.

Las lágrimas me cuentan de tu ausencia,

me alojarán por la noche cuando vuele

por mis venas, entre estrellas fugaces.

RÍO ABAJO

 

Palabras que no dicen lo mismo,

que encuentran un sentido y ven la muerte

de tantos enemigos sin batallas.

Del sueño fugaz de los gigantes,

de mí y de mi plegaria,

ausente de nostalgia.

La sangre sigue yendo río abajo

y así tu vida caerá, detrás de mí.

AQUELLA NOSTALGIA

Palabras nuevas, lenguajes descubiertos

nos unen y separan tantas veces…

El mundo te esclaviza, nada va a liberarte.

¿Cómo arrodillarme una vez más

si estamos cediendo desde siempre?

¿Cuánto tiempo negaré lo inevitable?

No deberías llevar tantas promesas

a flor de piel, hacia aquella nostalgia.

LUZ DE LÁGRIMAS

Encontraré tu cuerpo en la ventana,

en la corteza del mar que no se rompe.

Entenderé, al fin, que nada salva,

si estás dispuesta a condenarte,

a no vivir…

A perderte para siempre

en esta luz de lágrimas,

a preferir la huida a la batalla.

El tiempo no sirve para ocultarse

ni redimir. Al fin, nada nos salva.

OTRAS VIDAS FELICES

 

¿Por qué evitar el trueno que libera?

Imitaré otras vidas felices.

Tal vez mi estancia en el valle de lágrimas

se haga nostalgia en tu voz y en mi maleta.

El tiempo me descubre

detrás de aquella estampa.

Los sueños no se apagan de golpe.

Bifurcando para siempre el camino,

la penumbra asoma. ¿Es verdad

que nada nunca llega a su momento?

¿Qué todo cuesta cada día más?

Soy desagradecido igual que cada hijo,

renegando de lágrimas paternas.

Oír, soñar, reír, no es nada fácil;

no creo que el destino se descubra

en la primera noche. Y en mi alma,

habrá más de un motivo para amar.

ADÓNDE VAN LOS SUEÑOS

Borraré espacios sin letras, y silencios

escritos con el codo. La arboleda

me tapará la vista. ¿Y tu verdad?

¿Será un presagio, más allá de todo,

lo que me alcanza al volar? ¿Es el dolor

que reconozco mío a cada instante?

Creo que el viento elige los recuerdos

y el corazón sabrá, tarde o temprano,

adónde van los sueños cuando mueren.

***************************************************

***********************************

********************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Rolando Revagliatti

 

“ED WOOD”

 

Descreemos que logren ustedes resistir

la estética hórrida, urticante, pingüe

que los incitaría a ulular, persignarse, contraer

en menos de lo que tardarían en aterrizar

nuestros ígneos platillos voladores

o en menos

de lo que cede al trueno el relámpago

 

Cualquiera de nuestras enrarecidas atmósferas

los liquidaría rara y atmosféricamente

cualquiera de nuestras polvorosas estampidas

los pulverizaría en sus butacas

 

Jalamos los hilos, cortamos:

¡ESTUVO PERFECTO! :

casamos en una alta iglesia cósmica

a la travesti Angora, fresca, repentista

con el cavernario Metadona, talentoso, ubicuo

(cualquiera de estas mancomuniones

inasumidamente

los conmovería)

 

El Emperador Galáctico oficiaba

con nuestros bautistas.

 

 

 

 

De “Tomavistas”

 

 

 

 

 

“L’ ete prochain”

 

No te amo

no se me esfuma la vida en este último abrazo

no temo no temeré

no mando

no caemos de una cama

no te recuerdo no disputo

no sondeo mi aburrimiento

no tengo frío

no temería no temí

no vacilás ante mis desaires ni ante mi influencia

no soy un canalla

ni un imbécil.

 

 

 

 

“L’ ete prochain” (“El próximo verano”), filme dirigido por Nadine Trintignant.

 

 

 

 

 

 

De “Picado contrapicado”

de mi mayor estigma

 

 

¿romántico permanezco (pertenezco)

o evitaré ser lo que me digo?

 

*De “De mi mayor estigma (si mal no me equivoco):

Los papás queman

1

 

Ex Pablito afirma que los papás queman después de cenar

ex Norita no tiene dudas sobre que los papás queman cuando se van a ver a un enfermo

ex Germancito con rudeza increpa a todos los papás que queman

ex Clarita asevera que los papás queman poco antes del mediodía del domingo

ex Olafito, ex Beatricita y ex Cecilita con facies compungidas arguyen que los papás

[queman en almíbar

ex Virginita atesora la certidumbre de que los papás queman porque amanecen más      temprano

y ex Rolandito declama que los papás queman de viaje o muertos, antes o después de    haber nacido

 

2

 

A ex Isakito se le pliega el alma porque sus papás queman desde sus hermanos

ex Alicita no quiere creerle a sus pechos enardecidos cuando los mustios papás le queman

ex Hilarito

hila finito

que los papás queman cuando muelen a golpes

o se deshacen a cariñitos

ex Andreíta funeraria y ex Joselito se dan con sangre de horchata cuando los papás queman por contigüidad

y ex Gabrielita se aprieta las puntas de los dedos con la ventana a través de la cual los

[papás no cesan de quemar

 

3

 

Ex Palomita se arrellana en la contemplación de los papás que queman al horno

ex Miguelito, piromaníaco, aduce que queman y queman los papás que queman los papás

ex Silvita añade que los papás queman con mesura, con concupiscencia, con delicadeza, con suspenso, con salvajismo

mientras ex Leopoldito recalca, sobreimprimiéndose, que los papás queman abnegados,

[grandilocuentes, ahítos, formales, posesos, desmadrados, despadrados, cachonderos,

[lóbregos

ex Estelita sufre porque los papás queman en prosa o con ademanes, descalzos y aun en

[chinelas

ex Rodolfito sonríe con afectación porque los papás queman con tan extremada independencia de la temperatura

así siguiendo, ex Lilianita y ex Danielito no accionan con prontitud en pos de salvar el honor de los papás que queman cuando maman o papan

y ex Mirtita…: sólo ella se petrifica admitiendo el pudibundoso grado de inflamabilidad

[hijística.

 

*De “Obras completas en verso hasta acá”

 

 

Amadeo Modigliani

 

 

Madame Pompadour y su puntualidad a la hora de la ironía

vino áspero en el vaso del compañero

amigas atravesándote con sus enyesados fuegos recónditos

amigos en los trazos de ternuras y vigores

 

Y tu Juana Hébuterne también ella gestando.

 

 

 

 

 

*De “Pictórica”

 

 

Me apego sonoramente

 

Me apego sonoramente

a tus fantasmas

 

Un buen tiempo

los interpreto

 

Pero después

no sueno.

 

 

 

 

 

*De “Propaga”

Se infiltran

 

 

Se infiltran en las pesadillas de tus personajes

unos que embadurnan con plumas fascistas del Ku-Klux-Klan

y sellan con sus orgías crucificantes

el colapso

 

Así como antes esos personajes

se infiltraron

en tus pesadillas.

 

*De “Ripio”

 

 

Seré, si no

Seré dichosa si no

te decepciono

 

Deberé trasuntar que no sé

lo que aprendí

lo que siempre intuí

y luego confirmé

 

Seré dichosa si no

te decepciono.

 

*De “Ardua”

***********************************************

**********************************

*********************

TEXTOS DEL GRAN BORIS GOLD

 

“ESTOY ESPERANDO

EN LA ESQUINA,

AL PIBE QUE…

UN VEZ FUI”

 

Voy recorriendo lugares

que alguna vez fueron míos

los  busco en el tiempo ido

con cosas que compartí,

mi inocencia ya perdida

y un duende de compañero,

estoy esperando en la esquina

AL PIBE…QUE UNA VEZ FUI.

 

Casi llego con mis ganas

hasta ese mundo lindo

con un rey de larga barba

y arrodillado le pedí,

buen señor haz que se cumpla

lo que con ansias deseo

espero en esta esquina

AL PIBE…QUE UNA VEZ FUI.

 

Se que vos vas a cumplir

mi pedido tan sincero,

te agradezco de ante mano

hazlo tan solo por mi,

esto es algo que me urge

compréndeme te lo ruego

espero en esta esquina

AL PIBE…QUE UNA VEZ FUI.

 

Hoy camino el pasado

insertado en el presente,

con un ojo en lo que veo

y con otro en lo que vi,

amalgama de recuerdos

peloteando en la canchita,

espero firme en la esquina

AL PIBE…QUE UNA VEZ FUI..

 

Llegará y caminaremos

los dos juntos de las manos,

recorriendo aquellos años

que a su lado compartí,

nos daremos unas vueltas

en la vieja calesita,

lo espero, ojalá venga

AL PIBE…QUE UNA VEZ FUI.

 

Boris Gold

 

Y FUE UNA NOCHE

 

La tarde somnolienta y cansada de una jornada agitada está lista para irse, prepara el recambio de todos los días y le da el mando a su amiga…LA NOCHE.

Y yo, cual ceremonia sagrada, salgo de mi guarida de hombre solo para penetrar ese manto mágico y disfrutarla con tantas cosas que salen al paso de mi recorrido.

En mi deambular voy buscando el centro de la ciudad para meterme de lleno en esa vorágine de gente, donde paso de ser un solitario a ser uno más de la jauría.

Pero lo bueno de todo esto, son los personajes con los cuales me choco en el camino, al primero que diviso es a Pancho, el viejo linyera que bajo el toldo de un local abandonado  hizo su mundo.

Me paro como siempre a intercambiar unas palabras con este filósofo de la vida, donde en cada plática con el susodicho, salgo a punto  para preparar una tesis doctoral.

Lo saludo amablemente y continúo mi periplo, ya más predispuesto a lo que pueda encontrar, doblo en la esquina y en la vidriera de ese bar veo una cara conocida, don Esteban, me hace señas para que entre, me invita a su mesa donde de destaca como un ícono el infaltable vaso de ginebra, él dice que es por prescripción médica.

Este personaje es un viejo poeta que en sus sueños de versos y alcohol, hace los viajes más fabulosos a bordo de su imaginación, para contarles después a quién quiera escucharlo, como por ejemplo a mí, que ayer tuvo un encuentro con Rubén Darío, al que le leyó uno de sus poemas ( siempre dije que gente como don Esteban, eran patrimonio exclusivo de BUENOS AIRES.

Mientras me desplazo de un lado a otro, la noche amiga me va introduciendo en historias de vida dignas de contar, en la cual muchas veces paso a ser intérprete de algunas de sus obras.

Para muchos la noche tiene mala fama y que todo lo malo sucede cuando cae el sol, para mi son patrañas de quienes no la han transitado.

Bajo un cielo salpicado de estrellas y con una luna cómplice conocí a Jana, la inolvidable Israelí, la que me hizo sentir el verdadero milagro de amar, tan solo recordarla y siento como un soplo de juventud que llega de ese hermoso recuerdo, nuestro encuentro fue algo gracioso.

Al acercarse donde yo estaba, noté que llevaba entre las manos lo que supuse era un catálogo de la ciudad y andaba buscando un lugar determinado, eso imaginé y no me equivoqué, pues en un mal castellano me preguntó por un restaurante que le habían recomendado.

Era tan bella, irradiaba tanta simpatía y esa jeringonza de castellano que balbuceaba, hicieron que me quedara prendado de ella, metí la mano en el bolsillo y noté que solamente tenía unos mísero pesos, que podrían hacer la vergüenza o la alegría por lo que se me acababa de ocurrir.

Después de agotar todas mis artimañas de seductor logré convencerla de acompañarla a “ESE RESTAURANTE” que por supuesto era carísimo y me dirigí sin pensarlo a otro acorde con mi economía.

Apenas llegamos a la entrada y la Israelí me miró como con signo de interrogación, mientras leía el nombre del lugar, noté que de sus labios brotaba una sonrisa que quería decir muchas cosas y a continuación me preguntó con inocencia…¿Qué QUIERE DECIR PIPO?.

Pero la sorpresa mayor, fue cuando el mozo puso como mantel dos papeles blancos comunes, creí que con razón me iba a mandar al carajo…y para colmo en hebreo.

Acto seguido me dijo las palabras más esclarecedoras, que me indicaron que yo también le gustaba…NO QUIERO QUE ME MIENTAS NUNCA.

Yo creía que de amor sabía mucho, me di cuenta que no sabía nada, al lado de ella aprendí en todo su esplendor “ lo que es querer y ser querido”.

Después el tiempo, disolvente artero que todo lo destruye logró su cometido, fue el día que mi amor me dijo: me estoy enamorando profundamente de ti…ES HORA DE PARTIR, mi libertad está por sobre todas las cosas.

Y a pesar que mucho no entendí ese planteo, tuve que aceptar que mi vida tomaba otro rumbo y mi dulce Jana, la inolvidable Israelí…pasó a ser un lindo recuerdo.

Más el mundo siguió girando cual ruleta eterna y la misma ciudad que me dejó huérfano de ese intenso amor, me trajo otros amores, distintos, pero muy apreciados.

A lo largo de mi trajinar fui cosechando amigos, que en mayor o menor grado fueron dejando en mi grandes enseñanzas, pero lo que más le debo a mi Buenos Aires, es que a su amparo conocí a gente entrañable que llenaron mi vida de alegrías, fueron mis pares…LOS POETAS, que llenaron mi alma con esa luz que acababa de perder.

Entre ellos quiero rescatar algunos de los  nombres que tengo grabados entre muchos más …”la” Bermudez, “la”Delfini “la” Siguelbaum “la” Cortéz “la” León, Badaracco, Leiro, San Román, Santos,

Pássaro, Muñoz…y la lista sería interminable.

Así es la noche de mi Buenos Aires, te da y te quita por igual, pero en definitiva…EL SALDO ES POSITIVO.

 

Buenos Aires fiel amiga

Sos la amante más deseada,

La que encandila mi alma

Al contemplar tu esplendor,

Vas sembrando con tu magia

La amistad y la bohemia,

Sos la musa inspiradora

De este poeta…soñador.

 

Boris Gold

 

***************************************************

**********************************

********************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Leonardo Morgan

 

PAISAJE ADENTRO.

 

Mi barca “Helena” se mece

en las tranquilas aguas del Peloponeso

por primera vez he salido

a pescar con mi nieto

todo se ha vuelto novedoso

mi corazón es una isla feliz

en los océanos del Paraíso

La  pesca ha sido buena

nos hemos divertido

atrapando a los escurridizos  peces

freímos un pulpo

en la pequeña cazuela

verdes burbujas de aceite de oliva

revientan perfumando el aire marino,

tenemos pan y también

aceitunas  de colores y queso

un vaso de retsina para él

y otros para mí,

de mis infinitos bolsillos de abuelo

brotan unos higos secos

enciendo mi pipa

historias de navegantes

divagan por el humo blanco

es la hora del ocaso

todos son colores amarillos

dorados y ámbar

no contemplo el paisaje

formo parte de él.

 

 

LA LLUVIA SUSPENDE TODO.

 

El ogro vigilante

arroja un despertador

contra los cristales del sueño,

la cama es una tostada caliente

y yo soy la manteca

que se derrite

y la mermelada de damascos;

abandonarla  será

ser expulsado del paraíso

al infierno frío y feo

de la escuela…

Llega mamá en una nube y dice:

está lloviendo mucho

mejor quedate acá…

es viernes y el lunes feriado

cómo no voy a amar a

la lluvia y de paso

a mi mamá?

 

 VOLVER  Y GRACIAS.

 

Lo que me ocupa es llegar

volver, siempre vuelvo

de una u otra manera,

Vuelvo

pero ya llevo tiempo en Manaus

y el dinero

apenas si llegaría hasta la mitad

de un largo  camino:

puedo bajar hasta Porto Velho en barco

hacerme un taparrabos

con una hoja de parra

y auto stop durante semanas

hasta Foz, la frontera

para seguir haciendo auto stop

durante días.

Y no aparece

como un programa tentador.

 

En la cubierta del barco

se me caen unas lágrimas

monedas fugitivas

de los bolsillos del alma.

No me  entiendo:

he cruzado El Amazonas en barco

he cumplido otro sueño de mi vida

pero siempre fui fiel a mis sueños

y los años no me han vuelto

un cocodrilo llorón

que se embelesa  en sus  reflejos.

 

No sé qué es

hay gente que cuando  les pregunto

por tal o cual ciudad

creen decírmelo todo con

“es muy limpia”

a esos les diría

nunca vayas a Manaus

“es muy sucia”

hay ratas que parecen gatos

y gatos que parecen hombres.

 

Si fuéramos a comer

pescado frito en el mercado

y tuviera la precaución de hacerte entrar

por un costado que yo me sé

los anfibios hedores

peleando su supremacía

te darían tal coletazo en la nariz

que tendría que acabarme

tu plato casi intacto.

 

No sé qué es

será que los nativos

me cubrieron

de maldiciones inversas

“ tú nunca te irás de aquí”

“te harás rico aquí

te casarás y serás feliz, aquí

nunca podrás irte de aquí”

o quizás que Manaus

parece decirte

yo soy el centro y de mí todo se aleja

mis visitantes son pocos

por eso ahora

yo seré tu  Diosa Madre

y tú, mi  mascota querida

estás protegido

ya nunca te faltarán

amor, abrigo y alimento.

 

Y sin embargo me voy

y estoy llorando en la cubierta del barco

debo ir al sur y por eso

tengo un pasaje hacia el norte

a Belén de Pará

he hecho bien

encuentro una de las ciudades

más bonitas de la tierra

arquitectura colonial portuguesa

y vegetación selvática

de reojo la miro

mientras despliego mi mapa

estudio mis próximos destinos

Fortaleza, Natal , Recife.

cada uno de estos nombres

es un  gonggggggggggg

en mi caja de resonancia emocional.

cual si fuera un mantram

repito escuchando mi voz

Fortaleza, Natal, Recife….

Fortaleza , Natal, Recife….

Fortaleza, Natal, Recife….

y hacia los dos costados

se corre la cortina de la precariedad

huyen los gemelos del hambre y del frío

y entra una luz de mujeres-centauro

una  espuma sirenas negras

y de calles

y callejones

y barsuchos

y comidas y frutos ignorados

de extrañas casas con historia

asomadas entre árboles gigantescos,

y borracheras

con alegres desconocidos,

Y el mar

enmarcando  mis visiones

Fortaleza, Natal, Recife…

no sé cuando ni cómo he de volver

y ahora estoy mucho más lejos

apenas me quedan

unos cuantos collares y pulseras

que a los indios les compré

para trocar por el camino

Fortaleza, Natal, Recife….

Ni cuando ni cómo

Gracias Dios mío.

 

EL TELEFONO DE LA REINA.

 

Por los resquicios de las ventanas

disfrazado de temporal

ruge un dragón impotente

los gatos están adentro

y la casa calentita

Flotamos arriba de la enorme cama

comiendo sanguchitos

y viendo una película de espadachines

dispuestos a dar la vida

por amor a la reina

descorcho otra botella de vino

por amor a la reina

suena el teléfono

¿Señor Finkelstein

quiere comprar un Volkswagen?

-Noooooooo señoriiita para qué?

lo que sí  le compraría

por amor a la reina

son otros 1001 momentos como éste

y más amor por la reina

Sí!

no, desde luego

no pretendo que lo entienda,

tampoco se lo voy a explicar

pues… porque estoy en mi casa

y ahora si me disculpa

tengo que ir a arrodillarme plebeyo

y erguirme caballero, adiós.

 

TOCAN EL TIMBRE

 

Por la ventanita de la puerta

aparece una cara

no es un vendedor

de bolsas de residuos

o el miembro de alguna secta

intentando  salvar mi alma peligrosa

es un viejo amigo

al que no veo hace temporadas

mi cerebro tarda en acomodar la imagen

ahora tiene el pelo azul

o no tiene pelo

o parece estar mutando

en un puercoespín intelectual

un jabalí amanerado

una  rata humanoide

o un zorro sarnoso preocupado

en conseguir una cueva

pero es mi amigo querido

un abrazo

un día normal se viste de fiesta

metemos un pollo en el horno

de todos modos

el pobre muchacho

ya no tenía a donde ir

comemos con las manos

reímos

partimos el pan

nos pasamos la sal

baja el vino

sube la alegría.

****************************************************

***********************************

*********************

*********

****

**

*

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s